Últimas noticias

La ética de los pactos

La nueva política ha llegado a nuestro país: ¡Pedro Sánchez e Iglesias comen juntos!





La guerra de posiciones ha comenzado tal y como diría el pensador italiano Gramsci. Lo que antes eran insultos, pataletas y juegos deplorables para hundir y desprestigiar al adversario político. Ha pasado a ser cenas en hoteles, comidas en restaurantes y reuniones a todas horas con los lideres de todos los partidos. ¿Quién se creería hace unos meses que Albert Rivera llegaría a comer con Rajoy en Moncloa? Nos hubieran tomado por locos. O Pedro Sánchez con Iglesias en el reservado de un hotel charlando sobre "basket y la NBA en los años 80", y más sabiendo que antes ni respondía a un whatsapp del líder de Podemos. Pero ahora las circunstancias lo merece. Está en juego los sillones de las principales capitales de provincia de nuestro país. Ahora todos somos compañeros.

Sin ningún género de dudas los territorios más complicados son Madrid y el Pais Valencià. No sólo por ser dos lugares estratégicos en el tablero político español (que lo son) sino también porque los pactos que se hagan en estos lugares tendrán una gran trascendencia e importancia electoral de cara a las próximas generales que se celebraran de manera previsible a finales de año.

Además, estamos hablando de los dos bastiones por excelencia del Partido Popular. Seriamos unos insensatos si pensáramos que van a huir de allí por su propia voluntad.

En primer lugar estaría Madrid. Donde con casi toda seguridad gobernará Cifuentes. ¿Quién puede apostar por un pacto entre PSOE-PODEMOS-Ciudadanos? Sería un suicidio en toda regla. Lo que parece que va a suceder es que el PP gobernará en minoría con la complicidad de la abstención de Ciudadanos. Es lo más lógico. Los partidos con idénticos programas electorales deben juntarse y pactar para realizar las políticas que creen más convenientes. Seguro que la "gran" minoría de Madrid también lo ve así y lo celebra. Las políticas de recorte, austeridad y mercantilización de los sectores estratégicos de la economía seguirán. Hemos perdido y habrá que asumirlo.

Por otro lado, está el caso paradigmatico del Pais Valencià. Allí la formula PSOE-Compromis-Podemos sí tendría sentido. Todos tienen en común la repulsa al saqueo que ha desarrollado el Partido Popular tantos años en las instituciones (por lo menos en primera instancia). Aunque lo que no está nada claro es quien presidirá esa Generalitat. Por un lado Ximo Puig como segundo candidato más votado se pone nervioso porque quiere ser él. Pero en cambio, Podemos quiere que sea la candidata de Compromis, Monica Oltra, quien presida ese cambio. Y mientras tanto la desconfianza y el nerviosismo imperan y Ximo Puig amenaza de estar cerrando otro acuerdo con Ciudadanos. Y mientras, Oltra y Iglesias se reúnen a solas. Parece ser que para nuestros políticos el estilo es lo último que se pierde.

El juego de Tronos ha comenzado y los sillones no tienen dueño. Todo vale y la desinformación abunda en un tablero con nuevos actores y actrices que quieren disputar hasta el último suspiro de democracia que nos queda. Seguiremos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

LOR Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Con la tecnología de Blogger.